Se la acusa de no responder a la
confianza depositada en sus informes –
razón de ser de la auditoría-, por
motivos diversos, entre los que
destacan: relación muy prolongada con
sus clientes, conflictos de intereses con
servicios relacionados, falta de
experiencia de su personal y escasa
regulación de organismos
fiscalizadores.leer mas
234. Auditoría externa en el banquillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.